Espacio Pro y Prensa Webcams 27°
-/+
Mi carné de viaje
X Reserve su estancia Reservar
 
 
 
 
 

Niza, un destino multi-facetas

¿Es el sol, presente 300 días al año, es su riqueza histórica y cultural, que irradia en todo el mundo, son los reflejos cambiantes del mar que la bordea, o son las cumbres que la dominan, su belleza brillante, su acento colorido o incluso la efervescencia que ilumina sus noches? Nadie sabe exactamente lo que confiere a Niza esta luz tan especial, pero todos los que se han acercado a ella conservan el recuerdo de un momento raro y precioso. De los que nos iluminan desde el interior, abrasan los corazones y hacen brillar estrellas en los ojos. Bienvenido a Niza, ciudad faro de la Costa Azul

Arte de vivir

En las típicas callejuelas o en las piazzettas, en las playas bañadas de luz o a la sombra de los parques arbolados...

... en medio de la efervescencia de los mercados o de la gastronomía colorida, durante un aperitivo en una terraza o durante un paseo por el puerto, sentirá que le atraviesa, le invade y le transporta… este irresistible deseo de disfrutar del momento presente.

¡Carpe diem!

Está en Niza, la capital del arte de vivir. Y si no le bastan unos días para iniciarse, sólo le queda multiplicar las estancias.

Patrimonio cultural

En la encrucijada de las corrientes y en el cruce de las culturas, Niza no ha esperado el siglo de las luces para brillar.

En todas las épocas, su luminosidad especial y su belleza deslumbrante han inspirado a los mejores maestros, en ámbitos tan variados como la arquitectura, la pintura, la música o el cine. Para atestiguarlo, por supuesto, está el viejo Niza, embajador de la arquitectura Sarda, los palacios y castillos de estilo barroco más puro, la concentración de museos y galerías de arte. Pero más allá de lo visible, existe este pequeño suplemento de alma, esta atmósfera especial, capaz de inspirarle auténticas emociones.    

  

Alrededor de Niza

Al salir de la ciudad, descubra una Costa Azul inesperada, compartida entre la llamada de alta mar y los vértigos de las cumbres.

En esta naturaleza tan diversificada, es en donde se disfrutan sus contrastes, acentuados por el color de cada estación, los puertos pesqueros compiten con los pueblos encaramados, las reservas marinas se codean con los grandes parques nacionales, las almazaras cohabitan con las alfarerías y las perfumerías. ¡Circule!

Aquí, todas las escapadas son bonitas y no tienen más límite que los que quiera darles.

Lo habrá observado; cuando Niza les habla de libertad, no hace las cosas a medias.

Deportes y acitividades

Desde las orillas del Mediterráneo hasta las estaciones de esquí del parque nacional del Mercantour, Niza es un excepcional terreno de juego y descubrimientos.

Jóvenes o séniors, deportistas o contemplativos, aficionados a la cultura o amantes de la naturaleza… tanto si elige ir por el agua, la tierra o el aire, se sentirá de inmediato en su elemento. Y si le apetece ampliar sus horizontes, no se resista a la tentación. Bajo el clima de Niza, la imaginación empuja naturalmente, y recogerá las experiencias de camino, todo el año.

Niza, tierra de acontecimientos

Por supuesto, está el Carnaval de Niza y el Nice Jazz Festival. Pero más allá de los acontecimientos con repercusión internacional, no son menos de dos mil acontecimientos culturales, festivos o deportivos los que dan ritmo a las estaciones y hacen latir más fuerte el corazón de la ciudad.

Tradicionales o claramente actuales, nacidos aquí o venidos de otros lugares, son como la imagen de Niza, apasionada y radiante, iluminada e inspiradora. Si el espíritu de la fiesta tuviera acento, no lo dude, sería el acento de Niza.